Los aprietos de la alta costura

Publicado en Sábado, 3 abril, 2010 en Moda | 0 comentarios

La alta costura que vemos cada temporada gracias a París no vive su mejor momento. Uno de los problemas principales es que esta industria depende de un tipo de profesional cada vez menos frecuente y, por ello, cada vez más valorado: modistas (y modistos) artesanales que sean capaces de afrontar el durísimo y largo proceso de creación de las prendas de alta costura. Si en los años 50 el perfil de modista abundaba, razón por la cual muchas veces estas mujeres no contaban con buenas condiciones de trabajo, puesto que eran muy fácilmente reemplazables, hoy en día escasea, y  mucho. Tanto que los talleres de alta costura hoy día miman a sus modistas, ofreciéndoles incluso spa en el lugar de trabajo, para evitar que se marchen, ya que les cuesta mucho encontrar a profesionales que tengan la técnica necesaria. Además, en un taller de alta costura tiene que haber, al menos, 20 personas cosiendo las prendas.

Debido a esto, algunas casa de moda legendarias, como Chanel, han llevado a cabo en los últimos años estrategias muy inteligentes para evitar la posibilidad de tener que afrontar este problema. En 2002, Chanel adquirió la famosa empresa de bordados francesa Lesage, otra especializada en plumas, Lemarié, así como Michel -de sombreros- y Goossens -ofebrería-.

No todas las casas de moda pueden afrontar todos estos retos y dificultades. La alta costura es muy cara de producir, un desfile de alta costura es entre tres y cuatro veces más caro que uno de prêt-à-portèr, la mayoría de las veces conlleva un gasto superior a 100.ooo euros. Esta es una de las razones por la cual vimos al diseñador español Josep Font dejar la alta costura en París. Josep Font (cuya web actual, por cierto, me encanta, no dejéis de verla) llevaba 4 ediciones en la alta costura parisina -tercer español en la Semana de la Alta Costura de París, tras Balenciaga, Pertegaz y Rabanne- cuando anunció su retirada, y con él ha desaparecido el surrealismo en la alta costura, con más buena crítica que nivel de ventas, desgraciadamente.

home josepfont.com

www.josepfont.com

Tan solo hay unas 300 clientas de alta costura en el mundo. Sin duda es un mercado muy, muy competitivo. Pero ese gran despliegue de magia que es la alta costura de firmas como Versace (Versace Atelier), Armani (Armani Privé), Chanel o Givenchy, entre otros, vende muy bien las prendas y complementos de la línea de prêt-à-porter. Como comentaba el otro día, se trata de vender un sueño, y el desfile de alta costura crea muy bien el concepto de sueño inalcanzable… al que buscamos acceder, aunque sea a través de un vestido prêt-à-porter o incluso unas gafas de sol de esas firmas. Maravilloso, ¿no os parece?

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Domingo de Futbol » Blog Archive » La marca de moda » Blog Archive » Los aprietos de la alta costura - [...] La marca de moda. Hablamos de moda y marketing, publicidad y branding. About. Cita fashionista del mes. “Moda es ...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>