Moda hoy, irrelevante y sometida al marketing

Publicado en Miércoles, 19 octubre, 2011 en Marketing, Moda | 3 comentarios

La reflexión de Covadonga O’Shea (presidenta ISEM) durante la pasada edición de Mentes&Moda giraba en torno a la idea de que al panorama actual de la moda le falta movimiento. O’ Shea señaló, en su conferencia sobre la moda del siglo XXI, que ésta no se puede entender sin entender primero la del siglo XX.

Y  hablar de la moda del siglo XX es hablar de Coco Chanel. Ella fue la diseñadora de la Modernidad y muchos de sus códigos de vestir siguen vigentes hoy día. (…)  A la moda del siglo XXI le faltan movimientos tan relevantes como el de Coco Chanel en el siglo XX, le faltan grandes hitos… no hay muchos aparte de la invención de Dona Karan de los básicos combinables [sus famosas 7 piezas, que de hecho tienen su antecedente en la diseñadora americana Clare McCardell].

O’Shea señalaba también la importancia de diferenciarse del resto en medio de una moda globalizada, la importancia de dar a los clientes la posibilidad de vestir con sello propio. Es algo que muchas marcas intentan con sus nombres (Desigual), técnicas de venta (Abercrombie & Fitch y sus dependientes-modelos), etc., y que no tantas consiguen, sobre todo si miramos a las marcas comerciales (el circuito de la moda independiente es otra cosa, sí tiene una moda más diferenciada).

Diferenciación es lo que ofreció Chanel, que rompió las reglas del vestir establecidas en la época. Una audacia que se convirtió en uno de los mayores éxitos en la historia de la moda hasta hoy.

Sin embargo, no hay que perder de vista que la moda, además de ser creativa, tiene que vender, como también señaló O’Shea. De hecho, principalmente es lo que tiene que hacer. Si una creación de moda no vende, no se extiende, no se imita y copia… es que no ha triunfado, no ha sido moda, y por lo tanto no ha tenido éxito (esto ya lo vimos aquí hablando del sistema moda). Y esto lo decía Coco Chanel, a quien nunca le importó que falsificaran sus diseños, ya que lo veía como una prueba irrefutable de su éxito.

Para que la moda se venda, necesita ser algo más que una moda bonita o creativa. Necesita unir creatividad con industria, porque al fin y al cabo la moda no es más que otra industria, un negocio con un mercado. (Covadonga O’Shea).

 

Y para asegurarse de vender, la marca de moda, como cualquier otra, confía en el marketing y en lo que sus hábiles estrategias pueden lograr. Y esto es correcto, como en cualquier mercado… y de hecho el marketing de la moda es uno de los más fascinantes porque esta industria (del lujo, de la moda…) no se basa tanto en productos como en el posicionamiento que estos pueden alcanzar en la mente del consumidor. Pero cuando el marketing pesa demasiado en la balanza del negocio, puede suceder que éste queda coartado por él. Pierre Bergé lo explicaba así recientemente en una entrevista con motivo de la exposición de Yves Saint Laurent en Madrid:

Vivimos en una época de marketing, donde se han invertido los valores. Antes, un modisto como Saint Laurent, Chanel, Dior o Balenciaga creaba un perfume y después el marketing lo lanzaba al mercado. Ahora es a la inversa. Es el marketing el que dicta primero. Hay una completa sumisión al marketing. Y eso es muy grave. (Fuente | ABC.es)

El sector de la moda ha cambiado mucho en las últimas décadas, ha crecido tanto y ha sufrido de tanta adoración (y adornación) que algunos de sus encantos se han vulgarizado. No obstante, lejos de ser un tema fútil como muchos podrían pensar en primer término, es un mundo que ejerce un gran influjo sobre la sociedad actual, mueve cantidades ingentes de dinero y representa y acompaña lo que somos en cada etapa de la sociedad y de la historia. Por eso creo que la moda actual, aunque perezosa y sometida, sabrá salir de su adormecimiento y volver a brillar. Hacen falta muchos talentos verdaderamente diferenciados (como el de Galliano, un brillante de la moda como pocos),  pero, al fin y al cabo, hablamos de una de las industrias más proclives al brillo (ya se encargan de ello en gran parte las revistas del sector), y seguro que pronto volverá a relucir.

3 Comentarios

  1. Pues sí que tiene razón el titular del post porque no hay más que marketing detrás de todo el mundo de la moda en la actualidad. Pocos diseños sobresalen por su originalidad o autenticidad, todo es un constante reciclaje de influencias y tendencias, ‘revivals’ de todas las décadas habidas y por haber, como si no existiera otra forma de hacer moda. ¿Y esta se supone que es una industria creativa? No lo creo, desde hace algunos años, no.

  2. Hola, soy diseñadora de moda y quería decir que aunque Clau tiene razón en lo que plantea, os aseguro que aun se hace moda innovadora, lo que pasa es que no la vemos en ninguna parte, o casi ninguna, y desde luego está fuera del circuito comercial de la moda. el problema es el consumo: todo el consumo de moda esta o en las grandes cadenas como Zara o en las marcas de diseñador medianamente asequibles (Ralph Lauren, etc, de las que a todo el mundo les gusta presumir). de todas maneras, diseñadores más o menos recientes (activos en este siglo) han sido muy notables, como Margiela, que hasta hace nada estaba en su casa (Maison Martin Margiela). pero si, la tendencia de la moda es hacia insulsa y homogenea, es terrible.. pero es refrescante ver que se habla de ello, asi al menos sabemos que algunos se dan cuenta. Y bien por la declaración de Bergué.

  3. Gracias por vuestros comentarios. Yo opino parecido a Silke, aunque Clau también tiene razón en que falta un poco de creatividad en la industria, por lo menos en la que “se ve”. En general, las declaraciones de O’Shea me parecen de lo más acertadas, me gustó mucho su intervención. Y lo que dices, Silke, sobre que sí existe otra moda, solo que en otro circuitos, es absolutamente cierto.
    Gracias por vuestra visita y comentario,
    Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>